Ultramarine Newsletter (index)


Los restos faunisticos del centro ceremonial de Cahuachi (Nazca, Perú): el monticulo 1.

por Pietro Villari


Las piezas, objeto de nuestro estudio, provienen del sitio pre-Inca de Cahuachi ubicado c.30 km al SE de la actual ciudad de Nazca (Departamento de Ica, Perú).

En 1990 hemos examinado especialmente los restos faunísticos, datados entre los siglos II AC y V DC, encontrados durante las excavaciones de 1986 y 1987 del Proyecto Nazca en el Montículo 1 (sector Y1; sondeos de prueba 4, 5, 6, 9, 12, 13, 14, 21, 22).

El complejo arqueológico denominado Montículo 1 está situado a aproximadamente 1 km de la margen izquierda del río Nazca, el que desemboca en el océano Pacífico a unos 40 km de allí. Actualmente la zona es desértica con excepción de una estrecha banda a lo largo de las márgenes del río, donde la presencia de agua permite cultivos que han substituido en gran medida a los antiguos bosques de algarrobillos. El clima está condicionado por la cercanía del ecuador y por escasas lluvias.

Hoy en día los mamíferos salvajes allí presentes pertenecen a especies de talla pequeña o mediana (roedores, cánidos) estando ausentes los de gran talla, como camélidos y cérvidos, probablemente extinguidos recientemente a causa del proceso de desertificación y de la caza efectuada por el hombre. Esta última ha sido señalada sobre la banda costera en crónicas del período colonial.

La morfología actual de la zona arqueológica deriva de antiguas inundaciones que han devastado el sitio, depositando una capa aluvial de espesor variable.

El medio ambiente árido y seco añadido a las características del terreno explican el excepcional estado de conservación de los restos orgánicos, es decir de vestigios vegetales como hojas, granos, frutos, tubérculos y de partes animales como pieles, plumas, pelos, tendones, huesos, que representan residuos de alimentos o de productos manufacturados.

El análisis de los restos faunísticos está destinado a la identificación de las especies salvajes y domésticas presentes en el régimen alimenticio y en las ofrendas rituales. Estas especies están ligadas a la actividad de culto de los Nazca, sobre los cuales conocemos todavía muy poco.

El Montículo 1 (Y1) nos ha restituido estructuras arquitectónicas atribuidas a un centro ceremonial, sede de la clase político-religiosa que controlaba el sistema productivo de la región. Los estudios, todavía en curso, han sido efectuados por el Centro Italiano de Estudios e Investigaciones Arqueológicas Precolombinas, de Nazca, que ha catalogado las muestras manteniendo diferencias por estructura, sector, capa, y nivel de procedencia con el fin de definir las características de cada conjunto en relación a la formación y a la eventual función del depósito.

Una de las características del inventario faunístico de las estructuras examinadas del Montículo 1 (sect. Y1) es la extrema monotonía de especies. Sobre un total de 3.104 piezas óseas, al menos 3.053 (98,36 %) pertenecen a mamíferos y solamente 17 (0,55 %) son de aves y 11 (0,35 %) de peces.

Los camélidos constituyen la casi totalidad de los restos de mamíferos, a los cuales se añaden escasos restos de cérvidos. Dos piezas son atribuibles a una especie de talla mediana, un canido (probablemente Dusicyon sp.); además algunos restos pertenecientes a micro-mamíferos (roedores).

El examen de porcentajes de frecuencia de elementos de esqueletos de camélidos no revela ninguna dominante particular. Estando presentes de manera homogénea, es de presumir un sistema de matanza y desmembramiento in situ de ejemplares domesticados o introducidos vivos en este centro ceremonial, o incluso la presencia de ejemplares completos ya sacrificados. A propósito de esto recordemos que el examen paleobotánico (Piacenza L., Com. Pers.) ha puesto en evidencia, en los mismos estratos, restos de plantas empleadas como forraje para los rebaños. Nosotros mismos hemos podido constatar la presencia de restos de coprolitos atribuibles a herbívoros.

Los huesos largos se presentan casi en su totalidad fragmentados, probablemente fracturados mediante instrumentos líticos. Algunas piezas conservan una pátina brillante que pensamos ha sido obtenida más bien por ebullición que por el proceso de fosilización; algunas presentan trazas de combustión. El conjunto de estas informaciones estaría en relación con una utilización de una gran parte de los camélidos como recurso para la alimentación, hipótesis confirmada por ligeros signos de descarnamiento en las articulaciones, tarea efectuada con instrumentos metálicos o de piedra tallada.

No se observó ninguna patología atribuible a traumatismo o a determinadas condiciones de crianza. Es probable que este centro ceremonial haya estado infectado de pequeños roedores, como parecen testimoniarlo tanto sus restos como las huellas típicas de su dentadura sobre los huesos de camélidos.

Las investigaciones en curso están orientadas tanto hacia la determinación de especies de camélidos y edad de matanza, como sobre la relación entre población humana y medio ambiente como sede de la actividad de subsistencia. Para este último aspecto existe un problema de interpretación de datos, es decir si los huesos provenientes del Montículo 1 (Y1) del centro ceremonial de Cahuachi reflejan las actividades de subsistencia de la población Nazca en esta zona, o más bien si ellos revelan la presencia de una cantidad de ejemplares de especies escogidas según exigencias rituales particulares.

Ultramarine Newsletter (index)