INFORME ACADEMICO DE LAS PRIMERAS JORNADAS ARQUEOLOGICAS DE LA UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA

Medellín, 17-18 de septiembre de 1998


1. INTRODUCCION

Entre el 17 y el 18 de septiembre de 1998 se realizaron en Medellín las Primeras Jornadas Arqueológicas de la Universidad de Antioquia, en las instalaciones del Museo Universitario. Esta actividad fue organizada por la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas, a través del Departamento de Antropología y del Centro de Investigaciones -CISH-, y por el Museo Universitario, y contó con el apoyo de la Sociedad Colombiana de Arqueología y la Asociación de Antropólogos Egresados de la Universidad de Antioquia.


El evento contó con la presencia de 102 personas, entre estudiantes de diversas universidades colombianas (Antioquia, Nacional de Colombia, Del Valle) y arqueólogos/antropólogos profesionales nacionales y extranjeros que trabajan en diferentes regiones del país, en especial el Suroccidente colombiano, el Magdalena Medio, Antioquia y la Costa Caribe colombiana.


2. LAS PONENCIAS PRESENTADAS

En total se presentaron 18 ponencias, en las que se expusieron los resultados de proyectos arqueológicos adelantados durante los años 80 y 90, en el marco tanto de programas de Arqueología Básica, como de Arqueología de Rescate (Anexo 1). El día 17 se dedicó a la presentación de los informes sobre el precerámico (8 en total) y el día 18 a las exposiciones sobre las sociedades agroalfareras (10).


En general, las ponencias abarcaron un período de 10.000 años de nuestra historia Prehispánica y trataron sobre los siguientes temas: en diez de ellas se presentaron estudios de caso-sitio, de proyectos llevados a cabo, tanto en la década de los 80 en el marco del Proyecto ArqueoCaribe, como en los últimos cinco años en el contexto de los programas de Arqueología de Rescate adelantados por empresas como ISA, ECOPETROL, e INTEGRAL. Los yacimientos precerámicos estudiados estaban distribuidos espacialmente así: siete en el Cauca Medio (Campoalegre, El Antojo, El Jazmín, Guayabalito, Cuba, La Selva, Los Arrayanes), dos en el Alto Cauca (San Isidro, La Elvira), dos en El Tolima (El Pomo y El Prodigio), y uno en la costa Caribe (Calenturas). Los yacimientos de sociedades agroalfareras se encontraron en la Costa Caribe, uno en el Bajo Sinú (Caracuchas), uno en el golfo de Morrosquillo (Marta), y tres en los departamentos de Atlántico y Magdalena (Nueva Barranquilla, Malambo y Salamina), y también en el Magdalena Medio, uno en Puerto Olaya (Piamonte).


Por otra parte, se presentaron seis reportes en los cuales sus autores hicieron un balance de la investigación arqueológica regional y formularon propuestas teórico-metodológicas sobre el proceso de investigación arqueológica, haciendo énfasis en la necesidad de estudiar procesos socioculturales del pasado, superando enfoques tradicionales o enfoques superados en la arqueología contemporánea, que se han traducido en la arqueología colombiana en resultados que pueden considerarse como “descriptivistas”, o como reduccionismos tecnológicos y ecológicos (Cristóbal Gnecco, Carlos A. Rodríguez, Carlos A. López, Gustavo Santos, Emilio Piazzini, Javier Aceituno, Neyla Castillo y José Manuel Rozo). Otra ponencia trató sobre la evidencia arqueológica de la explotación de la sal, en tiempos históricos, en Venezuela (Omar R. Ortiz-Troncoso). Igualmente, los antropólogos Marcela Duque e Iván Espinoza hicieron su presentación sobre la relación entre arqueología y etnohistoria y la necesidad de la interdisciplinariedad en la formulación de modelos explicativos de los procesos socioculturales de los períodos de contacto y la primera etapa de la Colonia (siglo XVI). Y por último, debemos mencionar la ponencia sobre el Proyecto ArqueoCaribe, realizada por el arqueólogo Omar R. Ortiz-Toncoso del Instituto de Pre y Protohistoria de la Universidad de Amsterdam (Anexo 2).


Asimismo, aprovechando el marco de las Jornadas, los arqueólogos Carlos López y Carlos Armando Rodríguez hicieron una presentación de la Sociedad Colombiana de Arqueología. Se habló de los antecedentes, objetivos, planes e importancia de dicha entidad en la práctica arqueológica de nuestro país, invitando a los participantes a incribirse en la SCA y tomar parte activa en todas los eventos organizados por esta institución.


3. CONCLUSIONES

  1. Tanto por su organización, como por el número de ponencias, los temas tratados y la cantidad de asistentes, podemos decir que las Primeras Jornadas Arqueológicas de la Universidad de Antioquia arrojaron un balance positivo. El éxito de esta importante actividad se debe a la labor de los coordinadores Gustavo Santos Vecino y Omar R. Ortiz-Troncoso, de los moderadores Carlos López y Carlos Armando Rodríguez, y de todas las personas e instituciones que asumieron con responsabilidad el reto de actualizar a la comunidad arqueológica nacional en los resultados más recientes de la Arqueología de diferentes regiones del país, pero en especial del Norte de Colombia.

  2. En las ponencias presentadas se reflejaron fielmente los dos principales paradigmas científicos presentes en la Arqueología colombiana actual. Por una parte, el énfasis en los aspectos empíricos descriptivos de la mayoría de los trabajos arqueológicos que se realizan en nuestro país, y por el otro, el creciente interés por la formulación de nuevas propuestas teórico-metodológicas que vayan más allá de los enfoques tradicionales y traten de explicar la dinámica de los procesos socioculturales en el tiempo y el espacio.

  3. Es importante fortalecer los programas académicos de Arqueología en Colombia al nivel de pregrado, de modo que la formación de profesionales sea más compatible con las necesidades y problemáticas de la arqueología colombiana. Estos programas deberán articularse con los de postgrado que actualmente existen en el país (ej. Especialización y Maestría en la Universidad Nacional de Colombia) y los que se pretenden realizar en un futuro próximo (ej. Maestría en la Universidad de Antioquia).

  4. También se considera importante crear y mantener espacios de diálogo, donde los arqueólogos puedan intercambiar experiencias y discutir resultados y propuestas. En este sentido, se recuerda el evento programado para Octubre de 1999, Primer Congreso de Arqueología, programado por la Sociedad Colombiana de Arqueología



GUSTAVO SANTOS VECINO y OMAR R. ORTIZ-TRONCOSO

Coordinadores

Nota: Este informe es una versión modificada del elaborado por CARLOS ARMANDO RODRIGUEZ, coordinador del tema sociedades agroalfareras.

ANEXO 1. PROGRAMACIÓN DE LAS PRIMERAS JORNADAS ARQUEOLÓGICAS DE LA UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA


DIA JUEVES 17 DE SEPTIEMBRE

Moderador: Carlos Alberto López



HORA

PONENTE

INSTITUCION

TITULO DE LA PONENCIA

9:00 a.m.

Acto inaugural



10:00-10.30 a.m.

Cristóbal Gnecco

Departamento de Antropología-

Universidad del Cauca

Contra el reduccionismo ecológico en la arqueología de cazadores-recolectores tropicales

10:30-11:00 a.m.

Oscar Darío Monsalve

Dpto. Estudios Ambientales-

INTEGRAL S.A.

Medellín

Medio ambiente y dinámica de la ocupación temprana en el occidente de Colombia

11:30 a.m.-12:00

Martha Cecilia Cano y

Luz Amparo Lema

Investigadores Independientes

Avances sobre ocupaciones precerámicas en Pereira, Risaralda

2:00-2:30 p.m.

Diógenes Patiño y

Camilo Díaz

Departamento de Antropología-

Universidad del Cauca- ICAN

Arqueología de Rescate en la zona Quimbaya. Sitio precerámico La Selva, Risaralda

2:30-3:00 p.m.

Carlos Alberto López

Laboratorio de Arqueología-Departamento de Antropología-

Universidad de Antioquia.

Reflexiones sobre el precerámico en el Magdalena Medio

3:00-3:30 p.m.

Camilo Alberto Rodríguez

Colombia Siglo XXI. Consultoría Socioambiental Ltda.

Santafé de Bogotá

Estrategias mixtas de subsistencia durante el precerámico

4:00-4:30 p.m.

José Manuel Rozo

Centro Iberoamericano de Estudios. Colombia

Santafé de Bogotá

Procesos adaptativos y explotación de recursos. Una visión hacia el precerámico en el Magdalena Medio Colombiano

4:30-5:30 p.m.

Neyla Castillo y

Javier Aceituno

Laboratorio de Arqueología-Departamento de Antropología-

Universidad de Antioquia.

Hallazgos tempranos en el Valle Medio del río Porce, Departamento de Antioquia







DIA VIERNES 18 DE SEPTIEMBRE

Moderador: Carlos Armando Rodríguez


HORA

PONENTE

INSTITUCION

NOMBRE DE LA PONENCIA

8:00-8.30 a.m.

Omar R. Ortíz-Troncoso

Universidad de Amsterdam

Presentación del Proyecto ArqueoCaribe

8:30-9:00 a.m.

Helda Otero de Santos

Investigadora

Independiente

Caracuchas: un sitio del Formativo Temprano en el Bajo Sinú

9:00-10:00 a.m.

Gustavo Santos Vecino

Departamento de Antropología-

Universidad de Antioquia

Investigaciones arqueológicas en el Golfo de Morrosquillo

10:30-11:00 a.m.

Camilo Alberto Rodríguez

Colombia Siglo XXI. Consultoría Socioambiental Ltda.

Santafé de Bogotá

Los agroalfareros malamboides y su continuidad histórica

11:00-:11:30 a.m.

Helda Otero de Santos

Investigadora Independiente

Agricultores de pequeñas huertas estacionales en Barranquilla

11:30 a.m.-12:00.

Marcela Duque y Iván Espinoza

Investigadores Independientes

Las provincias indígenas y las tradiciones culturales del occidente colombiano en el siglo XVI

2:00-2:30 p.m.

Emilio Piazzini

STRATA. Interventoría y Asesoría Ambiental

Medellín

Problemáticas de investigación derivadas de un análisis regional de las evidencias arqueológicas en el Magdalena Medio (3.000-1.000 A.P.)

2:30-2:45 p.m.

Carlos Alberto López y

Carlos Armando Rodríguez

Presidente y Vicepresidente de la

Sociedad Colombiana de Arqueología

Presentación de la S.C.A. e informe de actividades realizadas en el primer semestre de 1998

2:45-3:15 p.m.

Carlos Armando Rodríguez

Instituto Ilama-Museo Arqueológico,

Universidad del Valle

La Arqueología del Valle del Cauca en los años 90: nuevos datos, nuevas problemáticas, nuevas perspectivas

3:15-3:45 p.m.

Gustavo Santos Vecino

Departamento de Antropología-

Universidad de Antioquia

Sociedades agroalfareras y procesos históricos en la cuenca montañosa del Cauca

3:45- 4:15 p.m.

O.R. Ortíz-Troncoso,

W. H. Metz y

B.L. van Beek

Universidad de Amsterdam

La sal del Caribe y la huella histórico-arqueológica de su explotación

4:15-5:15 p.m.

Discusión y Conclusiones



5:15-5:45

Acto de clausura y entrega de certificados



ANEXO 2. RESÚMENES DE LAS PONENCIAS PRESENTADAS EN LAS PRIMERAS JORNADAS ARQUEOLÓGICAS DE LA UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA.


CONTRA EL REDUCCIONISMO ECOLOGICO EN LA ARQUEOLOGIA

DE CAZADORES-RECOLECTORES TROPICALES

Cristóbal Gnecco

Departamento de Antropología, Universidad del Cauca


RESUMEN


El reduccionismo ecológico ha sido la posición dominante en los estudios arqueológicos de cazadores-recolectores en el neotrópico y es el resultado de las tendencias teóricas centrales del procesualismo, la ecología cultural y el materialismo cultural. La ecología en esas posiciones reduccionistas, no es entendida como la red de relaciones totales que componen un crono-ecosistema, sino como las limitaciones impuestas a la cultura por las variables del medioambiente. No sólo cultura y naturaleza se separan, sino que la primera se reduce a la segunda: la cultura es reducida a las estrategias que usan los seres humanos para adaptarse a las variaciones medioambientales. Así concebido, el reduccionismo ecológico es parte del llamado “programa adaptacionista” (Bargatzky 1984).

En esta ponencia quiero explorar críticamente, para buscar trascenderlos usando casos concretos, dos temas reduccionistas centrales de la arqueología de cazadores-recolectores en el trópico, temas que reflejan la pasividad acordada a la cultura frente al medioambiente: el estereotipo de la caza-recolección como una estrategia exclusivamente explotativa y no transformativa, y la concepción de la movilidad como función directa de la distribución de los recursos.




MEDIO AMBIENTE Y DINAMICA DE LA OCUPACION TEMPRANA

EN EL OCCIDENTE DE COLOMBIA

Oscar Darío Monsalve

Departamento de Estudios Ambientales

INTEGRAL.S.A. Medellín


RESUMEN


El registro arqueológico de los yacimientos Campoalegre, El Antojo, El Jazmín y Guayabito, localizados en el valle medio del río Cauca, dan cuenta de la ocupación temprana de las tierras templadas de la cordillera Central desde hace más de 9.000 años a comienzos del Holoceno, por parte de sociedades con un aparato tecnológico orientado a la apropiación y manipulación intencional de recursos vegetales con una agricultura incipiente de tubérculos y palmas.

La información cronológica y estratigráfica obtenida, sugiere una dinámica con períodos prolongados de ocupación y abandono, que seguramente estuvo condicionada por algunas manifestaciones glaciales y volcánicas que han caracterizado la región y cuyas evidencias pueden constatarse a muchos kilómetros de distancia.



AVANCES SOBRE OCUPACIONES PRECERAMICAS

EN PEREIRA, RISARALDA

Martha Cecilia Cano

Luz Amparo Lema Vélez


RESUMEN


Se presentan datos en proceso de análisis que corresponden a evidencias de grupos precerámicos en el piedemonte cordillerano, ciudad de Pereira, Risaralda. El sitio arqueológico está localizado en la confluencia de las quebradas El Oso y Cundina, en la hacienda Cuba. Existe un multicomponente cultural contemplando evidencias precerámicas y cerámicas.Los vestigios precerámicos corresponden en su mayoría a rocas fracturadas por acción del fuego, así como numerosos cantos rodados, muchos de ellos con bordes desgastados. Las materias primas (de origen volcánico) están disponibles en los alrededores, aunque se hallaron algunas lascas de cuarzo lechoso.




ARQUEOLOGIA DE RESCATE EN LA ZONA QUIMBAYA

SITIO PRECERAMICO LA SELVA, RISARALDA

Camilo Díaz y Diógenes Patiño

Instituto Colombiano de Antropología, ICAN

Departamento de Antropología, Universidad del Cauca.


RESUMEN


Trabajos de arqueología de rescate en la región Quimbaya destacan el sitio La Selva, cerca de Marsella, Risaralda como uno de los más interesantes excavados en 1995 (Ecopetrol- Inciva 1996). El yacimiento, compuesto por una terraza, reviste especial importancia ya que los resultados arrojaron dos tipos de ocupaciones humanas: (a) ocupaciones precerámicas con instrumentos líticos de cazadores-recolectores y (b) ocupaciones de sociedades agro-alfareras. La ocupación precerámica tiene una antigüedad que va desde el principio del Holoceno 9000 al 7000 AP. con materiales asociados de hachas toscas para enmangar, desechos de talla y quijarros que quedaron sepultados por suelos derivados de cenizas volcánicas que cubren las colinas de la Cordillera Central. Este mismo tipo de herramientas aparece en otros sitios del área Quimbaya (ej., Campoalegre, Guabito, El Jazmín y El Antojo) y en el suroccidente colombiano en las regiones de Calima (ej., Zauzalito, El Recreo y El Pital) y valle de Popayán (ej., Los Arboles). Posteriormente, la terraza es ocupada por grupos agroalfareros a partir del 1700 AP.




REFLEXIONES SOBRE EL PRECERAMICO EN EL MAGDALENA MEDIO

Carlos Eduardo López Castaño

Laboratorio de Arqueología, Universidad de Antioquia


RESUMEN


Se presentan algunas reflexiones sobre los avances de los estudios precerámicos en el Magdalena Medio planteando la necesidad de una crítica constructiva y un replanteamiento de los diferentes aspectos teóricos y metodológicos que han guiado las investigaciones realizadas. Se propone que los nuevos estudios revisen las estrategias utilizadas y las preguntas centrales que sustentan el conocimiento y proyección del saber arqueológico regional. Existen claras razones para reevaluar muchos de los sitios ya estudiados, así como revisar el alcance de las clasificaciones utilizadas e interpretaciones dadas. Contamos sin duda, con buenos sitios estratificados de comprobada antigüedad milenaria y buenas colecciones, pero desafortunadamente aún a medio analizar. Por lo tanto, el hecho de localizar nuevos sitios y artefactos no enriquecerá nuestro saber, si nuestro marco conceptual sigue siendo limitado.




ESTRATEGIAS MIXTAS DE SUBSISTENCIA DURANTE EL PRECERAMICO

Camilo Rodríguez Ramírez

Colombia Siglo XXI. Consultoría Socioambiental Ltda.



RESUMEN


Se presentan los resultados de tres sitios fechados desde el precerámico temprano. El Pomo, localizado en el municipio de El Fresno, Tolima, en la cuenca del río Guarinó que desemboca en el río Magdalena. Los Arrayanes, perteneciente al municipio de Villamaría, Caldas, en la cuenca del río Chinchiná. Los Campanos, en el municipio de Fundación, Magdalena, ubicado entre la Sierra Nevada y el sur de la Ciénaga Grande de Santa Marta.

Se discute la representación de los artefactos lascados vs. no lascados, las materias primas, el aprovechamiento de recursos y las relaciones con otros yacimientos que presentan cronologías y contenidos culturales similares.




PROCESOS ADAPTATIVOS Y EXPLOTACION DE RECURSOS: UNA VISION HACIA EL PRECERAMICO EN EL MAGDALENA MEDIO COLOMBIANO

José Manuel Rozo

Centro Iberoamericano de Estudios-Colombia

Universidad Nacional de Colombia


RESUMEN


La importancia del conjunto de evidencias y la generación de un paradigma (modelo investigativo) que nos permita mirar los pro y los contra de la aplicación del concepto “catchment”, entendido como zonas de explotación de recursos y la aplicación en el Valle del Magdalena.

Es importante ver el contexto general y primordialmente el análisis intra-sitio (inductivo) como el primer paso para obtener información confiable en las reconstrucciones ambientales.




HALLAZGOS TEMPRANOS EN EL VALLE MEDIO DEL RIO PORCE,

DEPARTAMENTO DE ANTIOQUIA

Neyla Castillo y Javier Aceituno

Departamento de Antropología, Universidad de Antioquia



RESUMEN


El proyecto arqueológico adelantado en el valle medio del río Porce, Departamento de Antioquia, viene aportando información sobre los procesos de interacción y socialización del territorio durante el Holoceno temprano y medio.

Para tal fin, se examinarán las estrategias económicas y simbólicas desarrolladas por estos grupos a través del análisis de los restos arqueológicos, artefactos, ecofactos y restos humanos. Con ello, pretendemos aportar nuevos datos que ayuden a definir la identidad cultural de los grupos que habitaron este valle andino del occidente del norte de Sudamérica.




PRESENTACION DEL PROYECTO ARQUEOCARIBE

Omar R. Ortiz-Troncoso

Instituto de Pre y Protohistoria, Universidad de Amsterdam


RESUMEN


Desde 1982 se ha estado desarrollando un programa de investigaciones arqueológicas bajo la denominación de Proyecto Arqueocaribe, haciendo coincidir los intereses de dos instituciones científicas: el Departamento de Antropología de la Universidad de Antioquia, (Colombia) y de su equivalente en la Universidad de Amsterdam (Países

Bajos). La conducción del proyecto ha estado a cargo del arqueólogo Gustavo Santos Vecino y del autor de esta síntesis, habiéndose contado con la participación de investigadores y estudiantes de ambos países.

El financiamiento de los trabajos ha recibido apoyo de tres entidades holandesas: Fundación para el Fomento de Investigaciones Tropicales (WOTRO); Fundación Museo de Antropología y Prehistoria; Fundación Ultramarine.

El área en estudio es la costa colombiana del Caribe, especialmente el sector comprendido entre la ciudad de Tolú y la actual desembocadura del río Sinú, incluyendo el archipiélago de San Bernardo e Isla Fuerte. Además de prospecciones, dos yacimientos han sido objeto de excavaciones estratigráficas: el asentamiento Marta, en el golfo de Morrosquillo, y el conchero Las Caracuchas situado en el área del Sinú y a diez kilómetros de la playa actual. Ya han sido dados a conocer informes de avance publicados en revistas de la especialidad.

Este proyecto ha estado orientado no sólo a recuperar aspectos culturales del pasado de esa región durante los últimos cinco milenios, sino también al conocimiento de la evolución del litoral ya indicado.




“CARACUCHAS”: UN SITIO DEL FORMATIVO TEMPRANO EN EL BAJO SINÚ.

Helda Otero de Santos

Proyecto ArqueoCaribe


RESUMEN


“Caracuchas” (nombre dado por la gente a la acumulación de conchas) es un conchero de moluscos de aguas salobres o estuarinas (bivalvos y caracoles), localizado sobre un paisaje de colinas bajas, al lado de zonas bajas inundables, formadas por el río Sinú, y alimentadas por varios arroyos. Actualmente, el sitio se encuentra a 5 Km. del cauce actual del río y a 7 Km. del mar. Sin embargo, el tipo de moluscos sugiere que en la época de su formación, hace unos 3.500 a 3,800 años, el sitio se encontraba más cerca del mar, en una zona estuarina que debió ser producida por un nivel del mar superior al actual (transgresión marina).

Mezclados con las conchas se hallaron abundantes fragmentos de vasijas cerámicas, algunos artefactos líticos, en chert, cuarzo, basalto, y areniscas, y escasos restos óseos de animales, principalmente peces. La cerámica muestra relaciones estilísticas y tecnológicos con la cerámica de otros sitios, de la etapa denominada por Reichel-Dolmatoff y Formativo Temprano, localizados en zonas estuarinas y del litoral, como Monsú, Canapote, y cerca a ciénagas de agua dulce, como El Guájaro, o sobre depósitos de terrazas aluviales, cerca de arroyos y quebradas que desembocan en la parte baja del río Magdalena, como en Malambo (estudios recientes en la Subestación Atlántico de ISA).

La presencia de estas manifestaciones culturales, características de los alrededores de Cartagena, en el bajo Sinú, estarían señalando la presencia de un vasto horizonte cultural que debió extenderse por el noroccidente de la costa Caribe Colombiana, lo cual indica que hacia mediados y finales del segundo milenio antes de Cristo, debió existir una interacción, orientada posiblemente al control de recursos y al intercambio de productos de grupos distantes espacialmente, que debió incluir grupos que se encontraban hacia el interior de la costa, asentados en suelos aluviales fértiles, donde pudieron cultivar tubérculos y aprovechar otros recursos vegetales. Las similitudes estilísticas y tecnológicas de la cerámica de estos grupos tempranos permiten decir que la interacción debió establecerse con base en relaciones étnicas, entre grupos de poca competitividad.




INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS EN EL GOLFO DE MORROSQUILLO

Gustavo Santos Vecino

Departamento de Antropología, Universidad de Antioquia



RESUMEN


En las investigaciones arqueológicas realizadas, entre 1982 y 1984, en el Golfo de Morrosquillo se registraron varios yacimientos arqueológicos. Con excepción de uno de ellos, en el sitio conocido como Marta, los demás se encontraron más o menos alterados, o mostraron depósitos relativamente superficiales. Por esto se realizaron sólo excavaciones en el yacimiento de Marta, el cual constituye un depósito similar al de Momil, en cuanto a su profundidad y densidad de materiales, básicamente cerámica, y en cuanto a sus cronologías (hacia los inicios de nuestra Era para sus momentos más tempranos). La cerámica corresponde a un estilo, que se identifica con lo definido por Reichel-Dolmatoff como Complejo Momil, el cual se extiende por todo el golfo, muy posiblemente hasta la bahía de Barbacoas, cerca de Cartagena.

En Marta no se observan los dos períodos propuestos por Reichel-Dolmatoff para Momil, y los rasgos definidos en Momil como “tipos” sensibles cronológicamente, muestran un comportamiento completamente distinto, además de que se presentan otros rasgos particulares. Por los materiales culturales (especialmente la presencia de abundantes moluscos de ciénaga y mar, y de restos de peces y tortugas), la ubicación estratégica del sitio, y el hecho de ser un “campo elevado” en un área inundable, Marta representa una aldea especializada en el aprovechamiento de recursos de mar y de ciénaga, que debió mantener relaciones de interacción con otras aldeas del interior, como Momil, donde se encuentran restos de caracoles marinos (provenientes de las islas de San Bernardo). La contextualización histórica de los grupos representados por este estilo cerámico lleva a asumir críticamente la periodización y regionalización propuesta para el noroccidente de la costa Caribe Colombiana, y las concepciones neoevolucionistas en las que se basan las explicaciones sobre los desarrollos culturales logrados en esta región del país. Una nueva mirada a la información arqueológica disponible, incluyendo algunos estudios recientes, muestra, por un lado que existen desarrollos regionales contemporáneos (más que secuencias cronológicas) en los últimos 2.500 años, y por otro lado, que a pesar de los desarrollos regionales, representados por los distintos complejos, tipos y tradiciones cerámicas, existen elementos comunes (tanto en la cerámica como en otros elementos culturales) que señalan afinidades culturales significativas de un amplio contexto de interacción interregional, a través de relaciones étnicas y de elites, las cuales debieron influenciar de alguna manera los cambios y desarrollos regionales y locales.

_____________________________________________________________________



LOS AGROALFAREROS MALAMBOIDES Y SU CONTINUIDAD HISTORICA

Camilo Rodríguez Ramírez

Colombia Siglo XXI. Consultoría Socioambiental Ltda.




RESUMEN





AGRICULTORES DE PEQUEÑAS HUERTAS ESTACIONALES

EN BARRANQUILLA

Helda Otero de Santos


RESUMEN


En un proyecto realizado bajo la modalidad de Arqueología de Rescate, con el auspicio de la Empresa Interconexión Eléctrica S.A., en el cumplimiento de sus políticas ambientales sobre la preservación del patrimonio cultural de la nación, se hallaron evidencias de dos ocupaciones de grupos agricultores, de pequeñas huertas estacionales, en el sitio de la Subestación Nueva Barranquilla (en el sector periurbano de Barranquilla). La ocupación más antigua está relacionada con las fases finales del Formativo Temprano (finales del segundo milenio e inicios del primer milenio a.C.), lo cual sugiere el desarrollo de prácticas agrícolas complejas para esta época. La ocupación más reciente se relaciona con desarrollos tardíos del Bajo Magdalena, como el período Carrizal de la ciénaga del Guájaro, los períodos tempranos y tardíos de la Ciénaga Grande de Santa Marta, y la Tradición Zambrano (siglos VII y IX).

Tanto en la ocupación antigua como en la reciente, estos grupos agrícolas de Nueva Barranquilla, acudían a la planicie eólica, lejos de las zonas inundables o estuarinas, durante las épocas húmedas, para realizar cultivos de pequeñas huertas, como lo sugieren las particularidades edáficas de los suelos, con arcillas traídas y adicionadas, y con límites ondulados que semejan “camelloncitos”, característicos de suelos agrícolas. A diferencia de los sitios de vivienda y basureros registrados comúnmente en esta región de la costa Caribe, en el sitio de Nueva Barranquilla, se hallaron bajas frecuencias de materiales culturales (escasos fragmentos cerámicos dispersos en una amplia área) que sugieren también que se trata de campamentos agrícolas. Esto implica entonces una movilidad estacional de los grupos para la explotación de recursos de zona litorales, estuarios y ciénagas, y el aprovechamiento de suelos cultivables. A pesar de esta movilidad, estos grupos debieron mantener una interacción intra e interregional con otros grupos de la región del Bajo Magdalena, como lo señalan las afinidades estilísticas de la cerámica.




LAS PROVINCIAS INDIGENAS Y LAS TRADICIONES CULTURALES DEL OCCIDENTE COLOMBIANO EN EL SIGLO XVI

Marcela Duque e Iván Espinoza


RESUMEN


Se proponen tres modelos para la interpretación de los datos etnohistóricos en el occidente colombiano. El modelo sincrónico trata de identificar las provincias indígenas del siglo XVI y la interacción por medio del intercambio, la guerra y el parentesco.

El modelo diacrónico trata de dar cuenta del proceso histórico vivido por estas sociedades, y finalmente, el modelo de articulación de los datos paleoambientales, arqueológicos y etnohistóricos es un intento de integrar la información resultante del estudio del proceso histórico prehispánico.



PROBLEMÁTICAS DE INVESTIGACIÓN DERIVADAS DE UN ANÁLISIS REGIONAL DE LAS EVIDENCIAS ARQUEOLÓGICAS

EN EL MAGDALENA MEDIO (3000 - 1000 A.P).

Carlo Emilio Piazzini

STRATA. Interventoría y Asesoría Ambiental



RESUMEN


Las investigaciones arqueológicas adelantadas en la región del Magdalena Medio hasta mediados de la década, han permitido obtener datos agrupados en tres grandes periodos: a) Evidencias líticas interpretadas como pertenecientes a comunidades de cazadores-recolectores (aprox. 11.000 a 3000 A.P.); b) Evidencias líticas sin asociación a cerámica, interpretadas como pertenecientes a sociedades precerámicas tardías, pero además evidencias cerámicas y líticas asociadas, normalmente interpretadas como pertenecientes a sociedades alfareras tempranas (aprox. 3000 a 1500 A.P); c) Evidencias cerámicas y líticas interpretadas como pertenecientes a sociedades agroalfareras tardías (aprox. 1500 a 500 A.P.).

Aunque no se ha logrado todavía el establecimiento de una secuencia cronológica regional, y por consiguiente la definición de periodizaciones encuentra dificultades, el estudio de los contextos arqueológicos del periodo temprano y el tardío han sido mayoritariamente abordados, en contraste con el periodo intermedio. No obstante, en los últimos tres años, se han producido nuevos datos que se insertan precisamente en ése último periodo, datos que aunque enriquecen la arqueología regional, complejizan el incipiente esquema interpretativo que se había construido anteriormente.

En este contexto, la ponencia efectúa un balance de los datos disponibles para el periodo entre 3000 y 1000 A.P en el Magdalena Medio, apoyándose considerablemente en la información obtenida para el sitio Piamonte, localizado en Puerto Olaya, municipio de Cimitarra. Las problemáticas son abordadas desde la perspectiva de interacción social y cambio sociocultural.




LA ARQUEOLOGIA DEL VALLE DEL CAUCA EN LOS AÑOS 90: NUEVOS DATOS, NUEVAS PROBLEMATICAS, NUEVAS PERSPECTIVAS

Carlos Armando Rodríguez

Museo Arqueológico, Universidad del Valle



RESUMEN


Durante la década de los 90 las investigaciones arqueológicas en el Valle del Cauca han venido desarrollándose ininterrumpidamente en diversas zonas fisiográficas (costa pacífica, cordillera occidental y valle geográfico del río Cauca), lideradas por investigadores del Museo Arqueológico Calima del Instituto Vallecaucano de Investigaciones Científicas y el Museo Arqueológico de la Universidad del Valle. Se han realizado unos 15 proyectos arqueológicos enmarcados tanto en los programas regulares de arqueología básica, como en los de arqueología de rescate.

Los rangos cronológicos de estos proyectos han abarcado un período de unos 3.000 años de desarrollo cultural de sociedades agroalfareras de tipo cacical. Han sido estudiados aspectos relacionados con estratigrafía cultural, suelos agrícolas, patrones de vivienda, costumbres funerarias, manejo del medio ambiente, dieta alimenticia, enfermedades y distribución cronológico- espacial de la diversidad, correspondiente a los complejos culturales Ilama, Tumaco-Tolita, Malagana, Quimbaya Tardío y Bolo-Quebrada Seca.

Como resultado de esto, se cuenta actualmente con novedosa información que nos permite conocer un poco mejor los procesos de adaptación-transformación de diversos medio ambientes, periodización prehispánica regional, estados de salud-enfermedad de las poblaciones antiguas, intercambio regional, delimitación espacial de fronteras étnico-culturales, que tuvieron lugar en la región durante el período prehispánico.





SOCIEDADES AGROLFARERAS Y PROCESOS HISTÓRICOS

EN LA CUENCA MONTAÑOSA DEL CAUCA

Gustavo Santos Vecino

Departamento de Antropología, Universidad de Antioquia



RESUMEN


La interpretación de los resultados de las investigaciones arqueológicas realizadas en los últimos 15 años en Antioquia y el Cauca Medio, han llevado a varias preocupaciones de orden teórico-metodológico:

En primer lugar, no tiene sentido seguir diferenciando períodos, con base enfoques histórico-culturales, es decir en cronologías y en la presencia de determinados estilos dentro de un rango cronológico. Esto es sólo una descripción de las manifestaciones culturales de los procesos históricos, que no permite entender los contextos sociales en los que se establecen distintas formas de vida, ni, mucho menos, los cambios o desarrollos expresados culturalmente. En este sentido es imperativo tratar de entender la significación funcional y simbólica del registro arqueológico, más allá de su contextualización histórico-cultural, de manera que puedan plantearse hipótesis o problemáticas sobre las relaciones sociales, bajo las que se establecen el control de los recursos y el intercambio de productos a nivel intra e interregional, y sobre los factores sociales que fueron decisivos en los procesos históricos que debieron ocurrir, y que llevaron a las formas de vida y a la complejidad social y cultural descrita para la época de la Conquista.

En segundo lugar, existe un problema con las escalas de los contextos de análisis. Como ha señalado Hodder, las diferentes escalas constituyen distintas dimensiones relevantes de significación. Buena parte de la arqueología del occidente de Colombia (y en general del país) se ha hecho bajo una estrategia regional (e incluso local o microregional). Sinembargo, adoptar de antemano, “a priori”, un enfoque sólo regional (con base en estrategias ecológicas), es asumir de una manera sesgada que sólo una de estas dimensiones es válida, lo cual obviamente lleva a confundir o subestimar distintos niveles de significación, constituidos por contextos de interacción complementarios e interdependientes, establecidos socialmente y determinados históricamente.

De hecho, existen manifestaciones culturales de carácter territorial o supraregional. Por ejemplo, el estilo Marrón Inciso, de ocurrencia temprana (primeros 7 siglos de nuestra Era), y algunos elementos tardíos, como las “tumbas de pozo con cámara lateral”, que se presentan después del siglo VIII o IX hasta la Conquista, en una época caracterizada por una gran diversidad cultural, tienen una amplia dispersión a lo largo de toda la cuenca montañosa del Cauca. Esto es algo que ya había sido señalado a partir de los estudios sobre la dispersión y las afinidades estilísticas de la orfebrería. No tiene sentido, por tanto seguir realizando estudios con una óptica regional, que limita la comprensión de la interacción interregional o entre sociedades, decisiva en los procesos de cambios locales y regionales. No existen relaciones entre la región de Antioquia, o la cuenca montañosa del Cauca, con el noroccidente de la costa Caribe Colombiana, o con el Valle geográfico del Cauca? Simplemente no nos hemos preguntado por ellas, porque no es posible que se tratara de desarrollos completamente aislados. Algunos datos de estudios recientes sugieren, por ejemplo, no solo migraciones y contactos entre la cuenca montañosa del Cauca y el Valle Medio del Magdalena, sino también una fuerte o notoria interacción entre los grupos de estas vertientes.



LA SAL DEL CARIBE Y LA HUELLA HISTORICO-ARQUEOLOGICA

DE SU EXPLOTACION

Omar R. Ortíz-Troncoso, Willy H. Metz y Bernhard L. van Beek

Instituto de Pre y ProtoHistoria, Universidad de Amsterdam


RESUMEN


La investigación de la explotación precolombina de sal natural en Sudamérica cuenta ya con un cierto numero de publicaciones, incluyendo aquellas que se refieren a Colombia en general y al Departamento de Antioquia en particular.

Para la era colonial, dentro de lo que seria el Virreinato de Nueva Granada, existen evidencias de esta explotación y comercialización tanto por parte de España como de los Países Bajos, lo que se transformó en una pugna centrada en el control de las valiosas salinas de la península de Araya, en el actual Departamento Sucre, en la costa central de Venezuela.

En marzo de 1997, los autores de este informe efectuaron una prospección en aquella área donde Cumaná es la mayor aglomeración urbana, teniendo el privilegio de ser la ciudad más antigua del país habiendo sido fundada en 1521 como Nueva Toledo. La ciudad fue reconstruida en 1569 con su presente denominación tomada del nombre del grupo indígena Cumanagoto.

Cumaná esta situada frente a la península de Araya, de la que esta separada por el golfo de Cariaco. Para la arqueología histórica el componente más significativo es el imponente fuerte localizado en la extremidad de la península. Esta fortaleza fue erigida a partir de 1622 por la administración colonial como reacción a las incursiones de flotas enviadas desde los Países Bajos (unos cien navíos anualmente) para explotar ilícitamente las salinas que allí existen y, junto a naves de otras banderas, efectuar contrabando de productos europeos.

Entre los objetivos de este proyecto está el encontrar huellas de las actividades extractivas de sal por parte de los holandeses, lo que en esta zona debió comenzar en las postrimerías del siglo XVI. Hay que subrayar que la sal era fundamental para la economía holandesa como medio de conservación del pescado, particularmente para la floreciente industria de exportación de arenque hacia otros países europeos. La larga guerra que opuso a españoles y holandeses entre 1568 y 1648 constituye el marco histórico de este estudio.

Las fortificaciones existentes en la península de Araya, Cumaná y otros sectores del litoral venezolano, formaban parte de un complejo sistema defensivo que incluía también a Cartagena de Indias, en la actual Colombia.




ANEXO 3. RELACIÓN DE LOS PARTICIPANTES A LAS PRIMERAS JORNADAS ARQUEOLÓGICAS DE LA UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA


PONENTES


1. CAMILO RODRÍGUEZ (dos ponencias)

2. CARLOS ARMANDO RODRÍGUEZ - Universidad del Valle

3. CARLOS EDUARDO LÓPEZ C. - Universidad de Antioquia

4. CRISTOBAL GNECCO - Universidad del Cauca

5. DIÓGENES PATIÑO

6. EMILIO PIAZZINI - ISAGEN

7. GUSTAVO SANTOS VECINO (dos ponencias) - Universidad de Antioquia

8. HELDA OTERO (dos ponencias)

9. IVÁN ESPINOZA Y MARCELA DUQUE

10. JAVIER ACEITUNO - Universidad de Antioquia

11. JOSÉ MANUEL ROZO S.

12. MARTA CANO Y LUZ AMPARO LEMA

13. NEYLA CASTILLO - Universidad de Antioquia

14. OMAR R. ORTIZ-TRONCOSO (dos ponencias) - Universidad de Amsterdam

15. OSCAR DARÍO MONSALVE - INTEGRAL


ASISTENTES


1. ALEJANDRA MARÍA AGUDELO

2. ALFREDO CEBALLOS CAICEDO

3. ALVARO ANDRÉS VILLEGAS

4. ANA CRISTINA CUELLO DIAZ

5. ANA ISABEL CRUZ GAVIRIA

6. ANA MILENA FAYAD ALVAREZ

7. ANGELA LILIANA RAMIREZ GUARIN

8. ANGÉLICA VIVES SALAMANCA

9. AURA MILENA UPEGUI OLAYA

10. CAMILO PERDOMO

11. CARLOS OROZCO

12. CAROLINA ESPINAL PATIÑO

13. CENELLY ASTRID RODRIGUEZ GIRALDO

14. CENIA MARY GOMEZ JARAMILLO

15. CLARA URIBE DE CORREA

16. CLAUDIA CARDENAS

17. CLAUDIA CEBALLOS

18. CLAUDIA ECHEVERRI

19. CLAUDIA VICTORIA MEJÍA SALAZAR

20. DIANA MARCELA HERNANDEZ URIBE

21. DIANA MUÑOZ

22. DIANA PATRICIA GARCIA

23. DIANA PATRICIA MUÑOZ ZEA

24. DIANA RUIZ RESTREPO

25. DIEGO PEREZ MADRID

26. DIONALVER TABARES SANMARTÍN

27. DORA LIGIA VASQUEZ FRANCO

28. EDGARDO JOSÉ MONTALVO SANTOS

29. EDITH RESTREPO

30. EDUARDO NIETO

31. ESTELA VÉLEZ

32. FAICELY MARIA GUERRA

33. FERNANDO BUSTAMANTE CLAVIJO

34. FRANCISCO ALDANA

35. FRANCISCO JAVIER CADAVID GONZALEZ

36. FREDY VILLA

37. GABRIEL JAIME BEDOYA VÁSQUEZ

38. GILBERTO RONCANCIO

39. GUILLERMO MONROY HENAO

40. HÉCTOR DAVID VELÁSQUEZ GALLIMARD

41. HEIDY MARGARITA CORRECHA

42. INES CORREA ARANGO

43. ISABEL CRISTINA GONZALEZ ARANGO

44. ISABEL RODRIGUEZ

45. JAVIER GUTIERREZ

46. JESUS HERNANDEZ MEJIA

47. JORGE IVAN YEPEZ VILLADA

48. JORGE LUIS ACEVEDO ZAPATA

49. JORGE PINO

50. JOSE LUIS SOCARRÁS PIMIENTA

51. JUAN CARLOS ALVAREZ SALDARRIAGA

52. JUAN CARLOS FORERO

53. JUAN CARLOS RESTREPO A.

54. JUAN CARLOS RODRIGUEZ BUITRAGO

55. JUAN DAVID CORREA A.

56. JUAN LEONARDO MORENO CARDENAS

57. JULIANA MILLÁN GUZMÁN

58. LENIN PESCADOR PINEDA

59. LILIANA HOYOS ARBOLEDA

60. LINA MARCELA ALZATE

61. LINA MARIA PINEDA

62. LUCAS MATEO GUINGUE

63. LUCERO VELASQUEZ CASTRILLÓN

64. LUIS CARLOS CARDONA VELASQUEZ

65. LUIS EDUARDO NIETO ALVARADO

66. LUIS GUILLERMO LOPEZ BONILLA

67. LUZ ADRIANA ALZATE

68. LUZ AMPARO SOTO JARAMILLO

69. LUZ MARINA ARCILA TORO

70. LUZ MARINA MORA

71. MARGARITA MARIA ARIAS GARCIA

72. MARÍA CRISTINA MORENO

73. MARÍA ELENA SALAZAR

74. MARIA ISABEL BELTRAN RAMIREZ

75. MARIO ALONSO BERMÚDEZ RESTREPO

76. MAURICIO OBREGÓN CARDONA

77. NATALIA MOLINA

78. OMAIRA MINOTA CORREA

79. OMAR ALONSO MUÑOZ SÁNCHEZ

80. OSCAR DARÍO QUINTERO

81. OSCAR JULIÁN MOSCOSO MARÍN

82. PABLO JARAMILLO

83. PAOLA ANDREA MESA VERGARA

84. PEDRO HERRAN ARBELAEZ

85. SANDRA JANETTE MUÑOZ LOPEZ

86. SANDRA VERGARA CARDONA

87. SELENY ZAPATA